Diego y Patricia Durante son de esos emprendedores que hacen del reciclado un estilo de vida. Por eso, si hay un ruleman suelto, un anillo sin un dedo donde ponerse o una pila en desuso, para ellos se convierte en materia prima que terminan transformándose en magníficos autos de colección o pequeñas estatuillas dignas de ocupar un lugar en el escritorio.
En esta edición primaveral de la expo, prometen sorprender con más creaciones.
Stand # 23.